lunes

Un plagio. Protege tu obra


El plagio es un quebradero de cabeza para quien lo sufre, especialmente en estos tiempos de Internet.
¿Cómo es posible que suceda? ¿Es tan difícil aprovechar las ideas propias para escribir? ¿Aprovechar el texto de alguien, citándole? ¿Pedir permiso para hacerlo profusamente?
Hay un libro, que ganó el premio Everis de Ensayo del 2008, Liderazgo Zero, donde su autor se harta de mencionar sus fuentes. Y no ocurre nada. Porque ese intercambio facilita que deseemos conocer otros libros, otras teorías, otras narrativas que le influyen y que se benefician de que las cite. Seguro que el filósofo citado por el autor ha logrado ventas gracias a la referencia. Y el premio Everis disfrutó del dinero de la dotación sin problema alguno. Las obras recientes se construyen sobre nuestra memoria. Incluso los inventos actuales le deben algo a las tecnologías y artefactos que les preceden. Reconocerlo nos hace mejores, al menos a los ojos de los demás.
Rosa Montero, en un reciente artículo, habla de un caso que acaba de fallarse en los juzgados, a favor del demandante, Sebastián García Hidalgo, autor de una novela que ha recorrido un proceloso camino: De Lulu a presentarla a diversos concursos, de ahí a cambiar de título y publicarse y de ahí, a descubrir que se la había fusilado David García Llera, publicándola con el título de  Mario.
La novela Saberse olvidado ya ha recuperado a su verdadero autor, ya está libre de vicisitudes añadidas a las dificultade de ser publicada. Pero la justicia ha tardado unos cuantos años en resolver el caso. El autor del plagio, según informa Rosa Montero en el artículo reseñado más arriba, ha recibido una condena de 4 meses, 4.000 euros de indemnización al verdadero autor, destruir todas las copias de Mario y publicar una nota de desagravio en la Prensa.
Nos sugiere:
-Registrar nuestra obra antes de moverla. En el Registro de la Propiedad Intelectual es económico. En Safecreative, es gratuíto.


Protege tu obra. Estás en tu derecho.

1 comentario:

Sebastián García Hidalgo dijo...

Gracias por tu entrada en tu blog. Toda divulgacion es poca del caso. saludos